Para aprender a facilitar, es necesario meterse en el agua.

Un método práctico para partir de la experiencia y capitalizarla en el aprendizaje de esta (y cualquier otra) profesión.

January 22, 2024
·
8 min read
due donne che ridono e lavorano intorno a un tavolo durante un workshop

Este artículo forma parte de la sección Cómo trabajamos. Puedes leer este articulo también en italiano e inglés.

Si quieres recibir actualizaciones sobre este y otros temas relacionados con la evolución del mundo del trabajo, suscríbete a nuestro newsletter aquí: https://cocoon-pro.com/#suscribe

Si deseas obtener más información o llevar este enfoque a tu organización, contáctanos aquí: https://cocoon-pro.com/es/estamos-en-contacto/


¿Alguien ha aprendido alguna vez a nadar leyendo un libro?

Creemos que la respuesta compartida es: no, no es posible aprender a nadar sin entrar al agua, experimentar la flotación y luego comprender concretamente cómo avanzar.

Es así en todos los deportes y al fin y al cabo, es un concepto sencillo e intuitivo pero sin embargo, en todas aquellas áreas del aprendizaje que no implican directamente la motricidad, olvidamos hasta qué punto la experiencia directa es parte fundamental del proceso formativo.

¿Por qué partir de la experiencia es relevante para aprender o mejorar habilidades en el arte de la facilitación? Si ya eres facilitador/a o quieres entender cómo la facilitación puede ayudarte en tu trabajo, comencemos aquí.

UN ASPECTO CLAVE DEL PROCESO DE APRENDIZAJE

El aprendizaje es el proceso mediante el cual adquirimos nuevos conocimientos, habilidades, actitudes y comportamientos o modificamos los existentes. Es una actividad que nos involucra en múltiples niveles y no puede separarse de la experiencia concreta, que toma en consideración el contexto y las relaciones con el entorno.

Muchas/os han dedicado años a estudiar los mecanismos a través de los cuales los seres humanos aprenden y algunas/os de ellas/os han reservado un espacio importante en sus investigaciones para el papel de la experiencia en este contexto.

Profundamente convencidas/os de que el aprendizaje, para ser eficaz, debe estar arraigado en la experiencia, hemos diseñado y probado sobre el terreno un método que se ha convertido en el corazón de las experiencias en las que acompañamos a las/os profesionales en la adquisición de habilidades: lo llamamos ciclo BEDT ( Briefing, Experiencia, Debriefing, Teoría).

Esta forma de ver el entrenamiento nació hace muchos años en Cocoon Pro, respondiendo en primer lugar a la necesidad de evolucionar nuestras habilidades internamente. Precisamente experimentando los ciclos BEDT en la práctica y en nuestra propia piel, hemos visto cómo la alternancia rítmica de las fases y el desarrollo armonioso de un ciclo tras otro, conducen a una adquisición de habilidades significativa, duradera y efectiva.

grupo de personas trabajando y facilitando alrededor de una mesa

LAS FASES DEL CICLO BEDT

Quienes participan en experiencias formativas que utilizan ciclos BEDT encuentran la estructura de los ciclos tan sencilla como de gran impacto. El BEDT funciona muy bien porque cada fase tiene una identidad, un objetivo y unas características muy precisas. Pero empecemos desde el principio.

B como Briefing

¡El ciclo comienza aquí! Se propone una pregunta o desafío concreto a las/os participantes del taller. El inicio preciso, conciso y bien estructurado. Unos minutos para recoger ideas y pasamos a la acción.

E como Experiencia

Ahora vamos al meollo de las cosas y ponemos las “manos en la masa”. El objetivo es responder la pregunta de la mejor manera posible aprovechando tus propias habilidades. La tarea o situación probablemente nos pondrá en dificultades porque la pregunta es desafiante o porque sucede algo que socava nuestros planes y tenemos que “inventar una salida”. Pero este es precisamente el corazón de esta fase: experimentar y ponerse a prueba en una situación real (y en un espacio seguro) para vivir de manera concreta y de primera mano lo que significa lograr ese objetivo.

No es importante hacer las cosas bien, lo esencial es vivir la experiencia completamente, incluidos los momentos de dificultad.

D como Debriefing

Pasamos luego a la reflexión y esta parte se divide en dos momentos. Primero se realiza una ronda de la mesa para dejar espacio a compartir cómo se ha sentido cada una/o durante la experiencia y luego se pasa al feedback, que devuelve la imagen de lo sucedido desde varios puntos de vista, poniendo el énfasis en los momentos más significativos. El objetivo es resaltar lo que ha funcionado particularmente bien y lo que se podría haber hecho de otra manera. Nunca hay un juicio sobre la persona, lo que cuenta es la experiencia y recordarse a una/o misma/o y a las/os demás que ambas partes del feedback son cruciales para devolver, como lo haría un espejo, una imagen significativa y útil.

T como Teoría

Sólo ahora, al final del ciclo, se comparten los supuestos teóricos que subyacen al desafío que inició este ciclo, junto con el “asesoramiento técnico” que ayuda a las/os participantes a comprender cómo podrían enfrentar la situación sin incurrir -o abordar de mejor manera- las dificultades surgidas durante la práctica. ¿Pero por qué todo esto sólo llega al final?

Volvamos por un momento a la fase de “Experiencia”.

Cuando nos enfrentamos a un desafío, estamos llamados a confiar en todos los recursos que tenemos para llegar a la meta. Rara vez alguien nos explica “cómo hacerlo” y esto es cierto para cualquier cosa en la vida, ¡no sólo cuando facilitamos!

Practicar esta fase utilizando las propias habilidades, incluso de forma creativa (y tendríamos historias increíbles que contar al respecto), estimula el aprendizaje en múltiples niveles, porque pone en juego lo que la persona sabe sobre ese tema en un nivel racional, pero también en otros como aptitud, actitud y emociones.

Aprendes mucho en esta fase, sobre ti misma/o y el tema que estás trabajando, precisamente porque no te basas sólo en “lo que dicen los libros” sino que vives la experiencia plenamente desde múltiples puntos de vista.

Los momentos de dificultad que se encuentran, así como las intuiciones que conducen, con orgullo, a un buen resultado, quedan impresas incluso después de años, porque han sido vividas en la realidad. Y es precisamente apoyándose en esta vida vivida que los supuestos teóricos encuentran un terreno fértil en el que echar raíces.

POR QUÉ FUNCIONA EL CICLO BEDT: BASE CIENTÍFICA Y EVIDENCIA DE APLICACIONES REALES

un lápiz sobre una hoja blanca con el ciclo BEDT escrito

Cuando los conceptos teóricos se insertan en el tejido de las experiencias vividas, hacen que el conocimiento sea aún más concreto y aplicable. A nivel neurológico se producen efectos significativos que influyen en la forma en que el cerebro procesa la información y adquiere habilidades.

Hablando del modelo experiencial de aprendizaje, no podemos dejar de mencionar a Kurt Lewin quien subraya, entre otras cosas, el valor de la tensión que se crea entre experiencia y teoría y la importancia de trabajar esta tensión para generar mejores aprendizajes, así como John Dewey, que destacó el papel de la retroalimentación en el ciclo de aprendizaje (ya presente en el modelo de Lewin) y David Kolb que afirma que el conocimiento es el resultado de la transformación de la experiencia.

Incluso para Jean Piaget, la experiencia tiene un papel central en el proceso de aprendizaje de las/os niñas/os quienes, a través de la interacción activa con el entorno que les rodea, construyen su comprensión del mundo y desarrollan habilidades cognitivas cada vez más sofisticadas.

Esto demuestra que hay mucha investigación científica detrás de estos conceptos. Para cerrar, citamos aquí sólo 3 puntos, los más relevantes para nosotras/os, que explican por qué enfoques como el ciclo BEDT son tan efectivos para aprender y desarrollar nociones y habilidades.

1. El aprendizaje experiencial estimula diferentes partes del cerebro implicadas en la memoria, como el hipocampo. La experiencia práctica crea recuerdos más vívidos y emocionalmente significativos que la experiencia de escuchar o leer por sí sola y como resultado, es probable que los recordemos por más tiempo.

Años después, participantes en experiencias como el Facilitación Primer, nos han dicho que “lo que sucede durante los ciclos BEDT nunca se olvida”. :)

2. La experiencia práctica favorece la creación de conexiones sinápticas entre neuronas, que facilitan la formación de redes neuronales más sólidas. Cuando luego se presenta la teoría, el cerebro está predispuesto a conectar fácilmente los nuevos conceptos con las experiencias previas.

Naturalmente, esto plantea la conversación sobre cómo el movimiento, las habilidades manuales y los juegos serios pueden amplificar estas conexiones, pero hablaremos de eso en otro momento. ¡Prometido!

3. El aprendizaje a través de la experiencia despierta una implicación emocional más intensa que el entrenamiento puramente teórico y la activación de las emociones favorece la liberación de neurotransmisores como la dopamina que mejoran la memoria y aumentan la motivación para aprender.

ENTONCES, ¿NOS METEMOS EN EL AGUA?

La estructura es clara y como decíamos antes, sencilla. Pero, ¿es suficiente alinear las cuatro fases para aprender o enseñar eficazmente una nueva habilidad como la facilitación?

Creemos que no. Lo que hemos visto marcar la diferencia es vivir estos momentos junto a quienes han seguido el mismo camino antes que nosotras/os. Alguien que sepa diseñar una formación en la que, a través de múltiples ciclos sucesivos de BEDT, sea capaz de transmitirnos no sólo lo que sabe sobre el tema o materia en cuestión sino, sobre todo, su experiencia concreta adquirida a lo largo de años de trabajo de campo.

¿Quieres experimentar personalmente lo que significa?

Si estás interesado/a y deseas obtener información sobre nuestras próximas experiencias de capacitación dedicadas a la facilitación, escríbenos a: experience@cocoon-pro.com

El ciclo BEDT nos invita a dejarnos guiar por la acción para explorar nuevos desafíos y convertirnos en protagonistas de nuestro aprendizaje y no en usuarias/os pasivas/os de la formación. Entonces, ahora es nuestro turno. ¿Nos metemos en el agua y aprendemos a nadar? ¡Te estamos esperando!


Quizás también te interese leer: ¿Qué es el juego serio? ¿Y por qué es tan potente para entornos laborales?


Este artículo forma parte de la sección Cómo trabajamos. Puedes leer este articulo también en italiano e inglés.

Si quieres recibir actualizaciones sobre este y otros temas relacionados con la evolución del mundo del trabajo, suscríbete a nuestro newsletter aquí: https://cocoon-pro.com/#suscribe

Si deseas obtener más información o llevar este enfoque a tu organización, contáctanos aquí: https://cocoon-pro.com/es/estamos-en-contacto/

This is the account of our staff at Cocoon Pro. Wish to know who are the people in Cocoon curating our content production?Have a look at the people page on our website here. For any question or feedback we would be happy to hear from you! Reach out here: hello@cocoon-pro.com